Comercio Electrónico

El comercio electrónico consiste en la compra/venta de productos o servicios a través de medios electrónicos, básicamente mediante internet. La eclosión de la red de redes en la primera década del siglo XXI ha acelerado el desarrollo de este nuevo canal de negocio.

Además, es preciso establecer la diferencia entre el comercio electrónico directo o realizado on line, que se lleva a cabo sólo a través de medios electrónicos (el pedido, la entrega y el pago se realizan en línea); y el comercio electrónico indirecto u off line (el pedido se produce en la red, pero la entrega y/ o el pago se hacen off line). En este caso, al menos, una de las fases de su perfeccionamiento se realiza en el mundo físico.

Analizando sólo los datos de nuestro país se constata la importancia que el comercio electrónico está adquiriendo para las empresas. El volumen de negocio superó los 10400 millones de euros en España durante 2012, experimentó un crecimiento de un 20% con respecto a 2011, según el informe de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones. Para 2013 se estima un mayor creciendo, de momento, durante el primer trimestre ya se incrementaron en un 15,1% respecto a los del mismo trimestre de 2012.

Pese a ello, España es uno de los países con menor porcentaje en la implantación del comercio electrónico en las empresas europeas (representa entre un 7,6 y un 11,2 % de la tasa de volumen total de negocio). En países como Alemania, Bélgica y Suecia este porcentaje está entre el 14 y el 18% mientras que en Irlanda y la República Checa va del 18% al 24% (según datos de Eurostat). Fuera de la Unión Europea, destaca la facturación de Estados Unidos de 86.200 millones de dólares durante 2012 donde el comercio electrónico está totalmente asentado.

El comercio electrónico se postula como una nueva vía de negocio que nos permite llegar a cualquier parte del mundo. Las empresas y especialmente el sector oleícola deben apostar por esta posibilidad como canal de exportación. Es indispensable tener presencia en internet para abrir nuevos mercados y para difundir la cultura de los aceites de oliva.

El volumen de las exportaciones en los últimos cuatro años es creciente y ello supone que el ámbito exterior sea clave para el crecimiento económico. En el año 2011 las exportaciones españolas en el PIB se situaba en el 20,7%, próximo al peso que tienen las exportaciones en países como Francia (21,1% del PIB) o Italia (23,9% del PIB), pero todavía lejos de lo que representan en Alemania (42,8% del PIB). Más información.